Pedro García Muñoz

Son las 20:14. Vuelvo de viaje. Creo que más que un viaje, realmente ha sido una experiencia más que demuestra la fuerza de este proyecto. Estonia ha sido el país que el destino ha querido poner por delante para que el nombre de Crea la Banda Sonora de tu Vida continúe creciendo. Ya ha estado también en Estados Unidos y China de la mano de Antonio Domingo y Alfonso Elorriaga respectivamente a través de “La Danza del Sol” y “Voces para la Convivencia”. Esta vez ha tocado Europa. Creo que la vida es fruto de las causalidades y quiero resaltar esto porque no ha sido casualidad. El motivo por el cual yo me encontraba allí se llama Jose Antonio Page. Es uno de mis mejores amigos con el que he tenido la suerte de compartir mi crecimiento personal, profesional y musical. La inquietud de Jose Antonio le ha llevado a luchar por su sueño que era tocar la trompeta y vivir de ella. Lo ha conseguido. Está viviendo de ella y disfrutando como él nunca hubiera podido imaginar tras sufrir una de las enfermedades que es habitual en músicos: distonía.

En realidad su vida y su crecimiento personal es en paralelo lo que CBS está siendo en España. Hace 5 años Oscar y Antonio se conocieron y se embarcaron en la locura de juntar a un grupo de profesores de música con el objetivo de hacer crecer la importancia de la educación musical de la mano de las nuevas metodologías. Era impensable que ahora el proyecto no solo se haya implantado en toda Castilla la Mancha y muchas comunidades más de España sino que, al parecer, es y será un referente educativo en el mundo entero (mi amigo lo es pero no es consciente todavía).

Ayer cuando impartía en Valga (Estonia) el taller titulado “El alumno protagonista de su propio aprendizaje” a varios profesores y directores de diferentes escuelas de música de Estonia y Letonia veía en la cara de los mismos asombro y admiración por lo que estábamos haciendo en España, en CBS. Hablamos de Inteligencias Múltiples, de “El Elemento” de Ken Robinson, aprendizaje cooperativo, competencia emocional docente, aprendizaje basado en proyectos,…Desde el primer momento hasta el último, todos y cada uno de los asistentes prestaban atención y tomaban apuntes demostrándome que el proyecto al que representaba en ese momento era digno de admiración. La directora del centro donde se hizo el taller me comentó que se tendría que marchar pronto pero estuvo las cuatro horas sin parar de sonreírme asintiendo con complicidad y asombro. Otros tres profesores que también comentaron que tenían que marchar antes, tampoco lo hicieron. Y es que creo que no sabemos lo que tenemos realmente en nuestras manos. Está claro que la educación musical ha creado y unido a un gran grupo de profesores con tanta fuerza que todavía no somos capaces de imaginar.

Ahora volviendo en el penúltimo medio de transporte (he cogido dos autobuses, este es el segundo avión y aún me quedan 2 horas de coche hasta Cuenca) rodeado de gente con inquietudes diversas, estoy totalmente convencido de que la frase “Nunca dejes de soñar” que me gusta transformar en “Nunca dejes de sonar” tiene más sentido que nunca. El proyecto que nació con la fuerza de dos de los grandes soñadores educativos, ahora no puede parar de sonar. Seguirá sonando en España y sonará por todos los rincones del mundo. Cuando la Fundación A3Media lo premiaba como “Iniciativa que educa” no estaba muy equivocada: educa a alumnos y profesores pero lo que es más importante, está consiguiendo sacar lo mejor de cada uno de los docentes que son partícipes del mismo y que están haciendo lo mismo con cada uno de sus alumnos. Si existe en alguna parte un mundo mejor, estoy convencido que CBS es necesario para crearlo.