11 de noviembre de 2013

Hola a todos!!!

Pasados ya los primeros 15 días desde la puesta de largo del proyecto “Crea la banda sonora de tu vida”, creo que ya estoy en condiciones de poder escribir esta primera entrada en el blog del propio proyecto. Creo que dejar constancia de lo que va ocurriendo, de cómo lo vamos viviendo, es muy bueno. Dejar una estela es imprescindible, sobre todo cuando queremos que en cursos venideros seamos poco a poco más los ocupantes de este barco hacia una verdadera Ítaca musical.

Cuando hace meses planteábamos este proyecto en el CRFP, todos teníamos la completa seguridad de que era una buena idea, a la que le íbamos a dar toda la energía necesaria para que llegara a calar en nuestro sistema educativo castellano-manchego. Pero en papel todo puede parecer factible; todo puede parecer abordable. Evidentemente, hay un factor vital en este tipo de proyectos: vosotros, los profesores y profesoras que teníais que dar la cara por nosotros en las aulas. Aquellos que os teníais que poner el proyecto por montera y decir: ¡¡¡Si, y además…!!!

Y en ello estábamos, en ese proceso de cruzar los dedos y ver qué ocurre…

Pero realmente ese tiempo ha durado poco, muy poco, sorprendentemente poco.

Todos desde el CRFP, Óscar, Jesús y yo mismo, estamos maravillados al ver vuestra ilusión y las ganas con las que estáis trabajando en estos días desde que dimos el pistoletazo de salida del proyecto. Los numerosos vídeos, los tweets compartidos, muestran que el proyecto no es algo escrito en un papel e implementado a la fuerza, si no que realmente es una forma de entender la educación musical, una forma de llevar a las aulas aquello que amamos y aquello por lo que nos hicimos docentes: traspasar la línea de lo escrito en un partitura y convertirlo en arte sonoro.

Lo sorprendente de este proyecto es que es justo eso lo que siempre hemos soñado conseguir con nuestros discentes: hacerles sentir nuestras propias emociones en el escenario, nuestro respeto por el trabajo, la constancia y el esfuerzo; poder mostrarles que otras realidades son posibles. “Crea la banda sonora” busca ese espacio, ese lugar; esa orquesta “amorfa” por no tener forma definida, y “polimorfa” al poder asumir todas las posibles; todas las que nos inventemos, todas las que necesitemos para incluir a cada uno de los perfiles de cada una de nuestras aulas. Creo que pocas veces hemos tenido oportunidades así, la posibilidad de poder hacer trajes educativos a cada uno de nuestros alumnos, sabiendo que eso les hará crecer y entender un poco mejor el hecho musical y el hecho docente.

Y ésto es justo lo que estoy percibiendo día a día a través de las redes y en cada una de las sesiones que tenemos en los Talleres de Formación. Percibo las ganas por ser un poco más felices haciendo nuestro trabajo, aquello que mejor sabemos hacer, y sobre todo poder repartir esa felicidad y esa alegría por el descubrimiento del conocimiento entre todos nuestros alumnos. Verles perder los miedos, el hastío y convertirles en verdaderos protagonistas de sus propias ilusiones. Todo ello, como siempre, a través de la MÚSICA.

Me siento orgulloso de poder pertenecer a vuestro grupo, de formar parte de él, de poder aprender de cada uno de vosotros y de que sigamos trabajando codo con codo hasta que “Crea la banda sonora de tu vida” sea simplemente el germen de una forma VITAL DE EDUCAR CON MÚSICA.

Gracias por dejarme ser espectador de primera línea.

Un fuerte abrazo a todos.